Los 15 años de la victoria de la UDV en la Corte Suprema de los Estados Unidos

André Fagundes*

| 4 Marzo, 2021

Socios de la UDV frente a la Corte Suprema de los Estados Unidos tras la audiencia (Washington – EUA, 1 de noviembre 2005).

El 21 de febrero de este año, se cumplieron 15 años desde que la Corte Suprema de los Estados Unidos publicó la decisión que garantizó al Centro Espírita Beneficente União do Vegetal el libre ejercicio del culto religioso en el país. La victoria unánime de la UDV en la más alta instancia de la justicia norteamericana es un hito no sólo para la institución y sus afiliados, sino para la defensa del derecho fundamental a la práctica de la religión, siendo considerado uno de los casos más importantes sobre el alcance de la libertad religiosa que ha juzgado la Corte Suprema del país en el último siglo.

El caso comenzó con la incautación, el 21 de mayo de 1999, de envíos de Vegetal en la oficina del Mestre Jeffrey Bronfman (en ese momento el Mestre Responsable de la UDV en los Estados Unidos, bajo la supervisión del Mestre General Representante, Miembro del Consejo de la Representación General [CONAGE] y Mestre Representante del Núcleo Santa Fe – Nuevo México), seguida de amenazas por parte de los agentes estadounidenses de procesarlo penalmente.

Bajo la cuidadosa dirección estratégica del Mestre Jeffrey, acompañada de cerca por la Representación General, se mantuvo durante 18 meses un diálogo con el gobierno de los Estados Unidos, que incluyó la realización de un Seminario con algunas de las principales autoridades en las áreas de estudios religiosos, antropología y sociología, así como la presentación de investigaciones médicas sobre el uso religioso del té Hoasca. El objetivo de este evento era presentar adecuadamente la UDV a las autoridades americanas: su origen mestizo, su doctrina religiosa, la organización de su ritual y el uso sacramental del té Hoasca.

A pesar de la consistencia de las aclaraciones realizadas por expertos de notoriedad mundial -como Huston Smith, Marlene Dobkin de Ríos y el Dr. Charles Grob – y de los esfuerzos de los dirigentes de la União do Vegetal por colaborar con las autoridades del país para resolver el tema de manera consensuada, el gobierno norteamericano se mantuvo inflexible, por lo que la UDV tuvo que presentar una demanda ante la Justicia norteamericana para que se le garantizara su derecho constitucional a la libertad religiosa.

Después de amplias y profundas investigaciones sobre los efectos del Té Hoasca en la salud humana, se hizo evidente, desde el juicio en primera instancia por el juez James Parker, que la alegación del gobierno de los Estados Unidos de que el uso del Vegetal sería perjudicial para el ser humano era infundada, porque el contexto ritual-religioso en el que se ministra, junto con el acompañamiento de los miembros de la Dirección del Núcleo (integrantes experimentados que ocupan un lugar de responsabilidad en la jerarquía de la institución), hacen que el ambiente sea seguro para que los miembros de la UDV puedan comulgar su Sacramento.

Otro aspecto que llamó la atención de la Corte fue la sinceridad de la creencia de los miembros de la UDV, que beben el Vegetal de libre y espontánea voluntad y que mantuvieron su fe en la batalla legal para ver garantizado su derecho a practicar libremente su culto religioso. Vale la pena registrar que, durante el período de 5 años y medio, los miembros participaron en las sesiones de la UDV bebiendo agua en lugar del sacramento, a la espera de la autorización judicial.

Además de la creencia sincera de los discípulos, los jueces de la causa consideraron el hecho de que los responsables de la institución trabajan por devoción a la Obra, sin ningún tipo de remuneración, y que la doctrina religiosa profesada no se impone a los fieles, sino que debe ser examinada.

La instrucción del proceso sobre los efectos del té Hoasca contó con las precisas aportaciones del Dr. Glacus de Souza Brito (in memoriam) (Mestre en la UDV, consultor de la Organización Mundial de la Salud y Director del Departamento Médico Científico de la Dirección General de la União do Vegetal [DEMEC] en la época).

En vista del cuidado que se tuvo en la importación, almacenamiento y uso del Vegetal, así como de la ausencia en la confesión religiosa de cualquier caso de desvío de los fines sacramentales para fines comerciales o recreativos, la Corte Suprema confirmó por unanimidad la decisión del Tribunal Regional Federal de la 10ª Región (Court of Appeals for the Tenth Circuit). Ésta, a su vez, había confirmado la decisión del juez Parker que autorizaba el uso del té Hoasca en los rituales de la Unión del Vegetal.

Esta victoria unánime, conquistada el 1 de noviembre de 2005, es una confirmación más de las palabras del Mestre de que la União do Vegetal está plantada en la Tierra con carácter definitivo. También demuestra la confianza y la perseverancia de los discípulos que, al igual que el apóstol Pablo, combatieron el buen combate y mantuvieron la fe (2ª Carta a Timoteo 4:7)

En la actualidad, la União do Vegetal mantiene templos funcionando regularmente en ocho estados norteamericanos: California, Colorado, Connecticut, Florida, Nuevo México, Washington, Texas y Hawai.

* André Fagundes es Asesor Jurídico de la Asociación Novo Encanto para el Desarrollo Ecológico y miembro del Cuerpo Instructivo del Núcleo Samaúma (São Paulo-SP).

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *